Residir

Hola somos Ana y Carlos de Proyecto Cocuyo. En este mes cumplimos tres años desde que nos fuimos a la montaña. Una serie de circunstancias sumadas a nuestra voluntad, se conjugaron para hacernos salir de las grandes ciudades e internarnos en el campo para vivir. Tuvimos muchas preguntas sobre cómo construir un espacio, una economía, una vida en un lugar completamente desconocido. La rutina y el ambiente social serian desde entonces lugares de experimentación, espacios abiertos, hojas en blanco. Entonces éramos artistas con actividad permanente en el campo del arte contemporáneo. Recientemente habíamos finalizado estudios de maestría en artes visuales en la ciudad de Sao Paulo. La vida en la ruralidad nos obligó a cambiar de prioridades, a alejarnos del sistema del arte y el mundo académico para entrar en el sistema agrario, en el cotidiano de la gestión de una finca cafetera agroforestal (lea aquí el resumen de nuestro primer año).

Siempre en nuestra mente estaba la idea de activar un espacio de residencia artística. Pero en medio de este propósito estaba la demanda diaria, la economía que debíamos levantar de cero. Así aprendimos a cultivar y procesar el café, las naranjas, las mandarinas, los limones, los bananos y a comercializar el producto en la ciudad. El café cocuyo es resultado de estos años de inmersión permanente en la vida agraria. Hemos vivido de sol a sol las tres últimas cosechas cafeteras, sus altos y bajos, sus dramas y alegrías, la satisfacción de trabajar con nuestras propias manos. Continuamos paralelamente la vida en el mundo del arte que se mueve por la inercia de años de trabajo. El ritmo de participación en proyectos y convocatorias se redujo sustancialmente. En estos tres años desde nuestra vereda desarrollamos un proyecto colectivo para una curaduría del 16º Salón Regional de Artistas – Zona Centro, evento que a su vez ayudamos a circular en nuestra región, recibimos la Escuela Flora del espacio Flora Ars+Natura y Carlos instaló un taller temporal para elaborar un proyecto para la exposición Nuevos Nombres del Banco de la República. Una red de espacios rurales, de gestores y pensadores libres se volvieron nuestros amigos [1]. Lentamente fuimos entrando en una comunidad que a su vez interactúa permanentemente con los pueblos a los que pertenece. Nos volvimos parte de un mundo que se inaugura desde hace varios años en los campos de Colombia y otras latitudes. Es una gran familia de personas que crecieron en las grandes capitales y que han decidido radicarse fuera de ellas, en las zonas rurales.

Hemos tomado distancia de nuestro campo de acción principal, del lugar que conocemos, donde nos formamos y crecimos. Y así residimos permanentemente en un lugar periférico, silencioso, pero que a su vez está lleno de una vida exuberante, de una raíz profunda que resuena. Así nos surge una pregunta que queremos responder a partir del testimonio de nuestros colegas, artistas de profesión: ¿Cómo se entienden los procesos de creación en las residencias artísticas? ¿Cómo se define el concepto de “residir” desde el campo del arte?

Para tal fin realizaremos entrevistas a espacios de residencia en entornos rurales, destinados a la creación y circulación de las artes plásticas y visuales en Colombia y América Latina. Publicaremos los testimonios de forma permanente.

[1] Proyectos rurales que conforman la Red de Permacultura del Tequendama.

One thought on “Residir

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s